Vivienda

VIVIENDA

Las personas con trastornos del espectro autista (TEA) necesitan acceder, al igual que el resto de la población, a una vivienda que les permita llevar una vida normalizada. Su diferencia estriba en que algunos de entre ellos requieren apoyos especiales para hacerlo y, así, conseguir mantenerse en la comunidad durante todo su ciclo vital. Este aspecto es una de las mayores preocupaciones de sus familiares, que buscan seguridad con respecto al futuro. Para atender estas necesidades, GAUTENA desarrolla su servicio de vivienda en la comunidad.

  • ¿Cómo se accede a este servicio?

    Las viviendas comunitarias están concertadas con los servicios sociales. Las personas que creen que su familiar requiere o requerirá, a corto o medio plazo, un servicio de este tipo, deben dirigirse, en primer término a GAUTENA, a fin de informarnos de sus necesidades y posteriormente, con nuestra orientación e informes, acudir al Departamento para la Política Social de la Diputación Foral de Gipuzkoa. El equipo de la Diputación decide, tomando en cuenta nuestra opinión, cuales son los apoyos que cada persona necesita y autoriza la solución indicada.

  • ¿Qué perseguimos con este servicio?

    Buscamos asegurar que todas las personas adultas con trastornos del espectro autista de Gipuzkoa vivan, como todos nosotros, en hogares. La vivienda es un aspecto clave de la vida y la mayoría de las personas con TEA no pueden desenvolverse en un hogar sin supervisión. Pero sabemos cómo ayudarles y llevamos años haciéndolo, asegurando que disfrutan una vida de calidad, gracias a los apoyos especiales de los que disponen: profesionales formados en el autismo y un plan individualizado de apoyo que es acordado anualmente con los tutores legales de la persona y que cuenta con la máxima contribución posible de la propia persona implicada.

  • ¿Cómo funciona este servicio?

    En el grupo de personas que apoyamos en GAUTENA tenemos gente muy diversa, con proyectos de vida, condiciones y necesidades diferentes. Por eso, tratamos de personalizar, en la mayor medida posible, nuestro apoyo. Con el paso de los años, vamos consiguiendo establecer grupos diferentes de convivencia.

    Algunos hogares son para personas de mayor edad y en otros vive gente más joven. La dimensión del grupo puede variar y ciertos hogares o pisos están en zonas más tranquilas de nuestros barrios, aunque para otros buscamos áreas más céntricas y activas.

    Tener un abanico de recursos nos permite ir mejorando nuestra capacidad de individualizar, cada vez un poco mejor, las soluciones que proponemos. De esta manera, facilitamos el que cada persona desarrolle su propio estilo de vida. En todos nuestros hogares, sus inquilinos salen por la mañana y acuden a sus lugares de actividad o de trabajo, para volver al acabar su jornada. Les apoyamos para que desarrollen, con el soporte de nuestro personal y de muchas otras personas de la comunidad, las facetas normales de una vida hogareña: hacer compras, cuidar la ropa y la casa, cocinar, relacionarse, escoger opciones, tener privacidad, disfrutar de sus intereses o del tiempo libre.Su casa, su vivienda comunitaria, ocupa un espacio muy importante en su vida y el tener buenos recursos en esta área es fundamental para todos.

Deskonektapp La primera app creada con la ayuda de personas con autismo que facilita un uso responsable del móvil

Próximamente